Cuenta todas tus historias, como historias de amor

Todas las historias en el fondo
tienen una motivación.
La búsqueda de amor
de aprobación de cercanía a otro o a otros,

Si  buscamos, en toda historia
el motivo es el mismo,
quiero la atención, el afecto de otro.

En algunas historias esto es obvio
y en muchas ,no lo es tanto.

Lo que es distinto y con frecuencia
nos causa dolor o le causamos dolor
a otros, es por la manera como
los seres humanos buscamos ese amor.

Si recuerdas tus propias historias,
quizás en ellas notaras
que te tal vez, sin darte cuenta
te encontraste sufriendo
o haciendo sufrir a otros
sin siquiera entender como llegaste allí.

Quiero amor y me vuelvo posesivo
o traiciono lo que es importante para mi
por buscar la aprobación o la compañía del otro.

O dejo que mis miedos de perder
ese amor, me lleven a reaccionar,
no sobre lo que esta ocurriendo
sino sobre lo que temo que pase.

A veces he pensado,
que el amor del otro,
le da sentido a mi vida y me
he olvidado de mi, en el camino,
hasta que me despierto, en el vacío,
culpando al otro, de lo que no hice
por mi propia vida.

Como seria tu vida ?
si cada una de
tus  historias de :
tus afectos, lo doloroso de tu
infancia o tu pasado, tus quiebras
económicas, las dificultades,
la contaras o mejor ,te las contaras
en tus pensamientos,
desde tu compasión,
desde la gratitud, por lo que a tu manera
te permitiste buscar,
Por que aprendiste, creciste,
descubriste mundos nuevos.

Como seria?
si te permitieras reconocer
que en ninguna historia hay malos ni
buenos,
solo seres que como tu o como yo
buscamos  a veces de una
manera torpe ,
el amor y la paz en cada instante.

Como seria ?
si cada vez que te cuentes
la historia de tu pasado,  de
tu presente , de tus errores
de tus momentos difíciles,
en vez de cargarlas con dolor,
llenaras las palabras con gratitud
aceptación, generosidad contigo
y con los otros.

Como seria tu vida en este
instante?
Si reconoces, que tu vida
esta rodeada de amor,
de personas que de distintas
maneras te aman, te reconocen,
les interesas,

Si reconocieras que todo este universo
esta creado solo para ti,
para este instante.

Si recordaras que alguien por ti,
sembró la comida que comes,
construyo el techo que te cobija,
fabrico la ropa que vistes.

Cuantas generaciones trabajaron
muy duro, para mejorar la vida para ti
y para que tu hoy  puedas
recibir estas palabras de amor,
así como todos los frutos de amor
que te colman cada día y a los
que solo tienes que abrirte en
tu gratitud para gozarlos .

Y tu, Cuantas historias de amor
puedes contar hoy?

 

Nuestra propia historia

Nuestra propia historia

Sopa de Piedras

septiembre 27, 2013


En la edad media llega  a un pequeño
pueblo un hombre hambriento,
y cansado después de un largo viaje.

Caminó  las dos cuadras que conformaban
el pueblo sin encontrar en donde comer
o quien le ofreciera algo para cenar.

Nadie quería compartir comida con
el extraño.
Este manteniendo su entusiasmo,
se ubico en lugar en la calle en donde
lo veían la mayoría de los pobladores

Tomo unos trozos de leña y como
si hiciera un ritual armo una fogata,
dejo que el fuego prendiera con vigor:
y se dirigió a la casa mas cercana,
en la que en la ventana una señora
de mediana edad curiosa observaba
al viajero.
Buenas señora – le dijo el hombre
a la señora  – yo no vengo a pedir
comida, vengo a compartir,
Además le enseñare a quien quiera
a cocinar la mas deliciosa sopa de piedras
que nadie nunca haya comido !

Sopa de piedras ? respondió la señora ,
entre aséptica e interesada –  Como es eso ?

Bueno todo lo que necesito es una olla y
un poco de agua –  Le dijo el viajero-

La señora le entrego lo que pedía,
el hombre agradeció y camino
hacia su hoguera que continuaba
ardiendo y puso la olla y el agua
sobre el fuego,

Venga señora le mostrare algo que no
olvidara – dijo el hombre con entusiasmo,
y busco cuatro piedras, que eligió entre varias
las miro de nuevo, como si buscara algo en
especial.
Saco un poco de agua de la olla,
lavo las piedras, las miro de nuevo una a una
y las puso con cuidado dentro de la olla.
Esto ante la mirada atónita,
no solo de la dueña de la olla
Sino de otros vecinos que se fueron reuniendo en
Torno al fuego.

Quieres compartir de mi sopa de piedras
–  Le dijo el viajero a uno de los curiosos,
– Entonces no te quedes ahí mirando
y  trae una cebolla -
Y tu – Le dijo a otro – Si no quieres perderte
de esta delicia trae un poco de carne
y ,tu señalo a otra mujer, trae unas papas

Así que cada uno fue trayendo lo que
Tenia o le habían pedido,
Al poco tiempo todos comenzaron
A conversar entusiastas entre
Si  y pronto
El olor de una deliciosa sopa,
Alegro las narices y luego los
Paladares de todos,

Que disfrutaron no solo la sopa de piedras, sino
La receta para compartir y crear un equipo donde
Todos parecían apáticos.

Poco después el viajero partió
discreto al siguiente pueblo

Apreciable lector. Lo que no puede
hacer una sola persona, lo pueden
fácilmente hacer varios,
El trabajo en equipo no depende
de los demás.
Depende de tu actitud
para trabajar y crear equipo con otros,
Con quien en vez de quejarte podrías
construir mas equipo

sopa-de-piedra

sopa-de-piedra


Jaime Jaramillo es un consultor exitoso, que
dedica gran parte de su tiempo a ayudar a personas
necesitadas.

Un día, mientras conducía su automóvil por una
importante avenida de Bogotá, se detuvo en un semáforo
en rojo.

De repente se le acercó a la ventana un hombre
humilde, que en uno de sus brazos llevaba una herida
mal cicatrizada, y le dijo:

- Por favor, caballero, una limosna, que no tengo
trabajo, y además necesito ayuda para mandarme a curar
este brazo.

Jaime, compungido, le contestó al señor:

- No se preocupe, yo le puedo ayudar. Yo conozco
médicos en el mejor hospital de la ciudad y sin cobrarle
le ayudarán a curarse ese brazo. Venga, súbase y lo llevo
en seguida para que lo atiendan.

El señor se quedó mirando a Jaime desconcertado, se rascó
la cabeza con la otra mano y le respondió:

- Muchas gracias por su oferta, pero no me vaya a dañar
mi negocito.

Algunas veces es más fácil sacarle provecho
a nuestros problemas que decidir resolverlos definitivamente.
Por ejemplo, nos quejamos una y otra vez de ellos, buscamos
la atención y la compasión de los demás. Hasta los usamos
como excusa para encargarles nuestras responsabilidades a
otros; pero, a la postre, no tomamos las decisiones necesarias
para solucionarlos.

@Carlis Davis

Una limosna

Una limosna


El joven se acercó al maestro en búsqueda de
un poco de sosiego:

- Maestro, -le dijo al viejo- me siento inseguro,
nada me resulta como yo quiero. Todos me dicen
que soy un tonto y que no sirvo para nada.
Sólo me critican, sin valorar lo que hago.
¿Me podrías ayudar?

- Ahora no me es posible muchacho -respondió
el anciano-. Tengo mis propios problemas. Más
bien ayúdame tú a mí a vender este anillo.

El muchacho recibió la sortija de mala gana
pensando que una vez más sus necesidades pasarían
a un segundo plano.

- Escucha, -dijo de nuevo el anciano-  ve al
mercado y ofrécelo, pero de ninguna manera lo
vendas por menos de una moneda de oro.

El joven ofreció el anillo a muchas personas.

La mayoría lo desdeñaba con desprecio, unos
pocos se reían y escasamente alguno llegaba a
mostrar interés.

Alguien le propuso venderlo por dos monedas
de plata y un candelabro de bronce, lo cual
representaba menos de la mitad de lo que el
maestro quería.

El muchacho llegó a la conclusión que el
viejo estaba loco, y que esa gran suma que
pedía únicamente podría ser el resultado de
un alto valor emocional.

Dejando de lado esos razonamientos, el
joven persistió haciendo lo mejor para ayudar
al anciano, no obstante la tarea le parecía
cada vez más difícil.

Desanimado, decidió regresar y contarle al
viejo lo acontecido:

- Hice lo posible, pero aun los que parecían
ser los más expertos no ofrecían una cantidad
ni siquiera cercana a la que tú pides -contó
el joven-.

- Tal vez tienes razón. Quizás no conozco
su verdadero valor  -replicó el maestro-. ¿Por
qué no lo llevas donde el joyero y se lo muestras?
No lo vendas por ninguna cantidad, sólo cuéntame
lo que opina.

Renegando por la terquedad del anciano, el
joven llevó la alaja al joyero.

Después de observarla detenidamente un rato,
éste le dijo:

- Ésta es una verdadera joya. Dile al maestro
que le doy 58 monedas de oro, en realidad puede
costar hasta setenta, pero, si tiene prisa, ésa
es mi oferta.

Cuando el muchacho, entusiasmado, le contó al
viejo, éste tranquilamente respondió:

- Tú eres como una joya valiosa: Si te sientes
mal no es porque los demás no te valoren, sino
porque tú mismo no te valoras lo suficiente.

Cree en tu valor y en el de lo
que haces. Quienes no se percatan de lo que vales
lo hacen por ignorancia.

Si actúas sólo por buscar la aprobación de los
demás te sentirás frustrado y vacío. Cree en ti y
así encontrarás tu propia joya.

@Carlos Davis.

Anillo, Tu propia joya.

Anillo, Tu propia joya.


¿Cuál es la pregunta que te haces cuando te encuentras
ante un problema o una situación difícil?

Tu cerebro es más poderoso que una sofisticada
computadora a tu servicio. Él responde con precisión
a la forma cómo te hablas a ti mismo y a las preguntas
que te haces.

Si te preguntas:

- “¿Por qué soy siempre tan estúpido?”, de inmediato tu
mente te dará los argumentos que serán una respuesta
satisfactoria.

- “¿Por qué tengo tan mala suerte?”, entonces tu mente te
recordará todas las razones para sentirte desafortunado. O
te enfocará en los aspectos difíciles y desagradables de
tu vida.

Si en cambio te preguntas:

- “¿Qué hice mal?” o “¿Cómo hago para no repetir este error?”,
tu mente te ayudará a encontrar una salida constructiva. Los
científicos e investigadores del comportamiento han determinado
que las personas que logran mejores resultados se hacen
ciertas preguntas ante las situaciones difíciles. Te puedes
hacer preguntas que te debiliten o preguntas que te fortalezcan.

Si ante un problema eliges alguna o varias de las siguientes
preguntas, crearás confusión y emociones dolorosas.

Ejemplos de preguntas que debilitan:

- “¿Por que a mí?

- “¿Por qué soy tengo tan mala suerte?”

- “¿Por qué a mí todo me sale mal?”

- “¿Por qué le caeré mal a la gente?”

- “¿Por qué a mí nadie me quiere o me comprende?”

- “¿Por qué a mí me cuesta tanto aprender?”

- “¿Cuánto me durará mi mala suerte?”

- “¿Por qué a mí nunca me tienen en cuenta?”

- “¿Por qué no me valoran?” o “¿Por qué a nadie le importa lo
mío?”

Todas éstas son preguntas que te inducen a generalizar o
exagerar lo difícil y sobre todo a desconocer o menospreciar
tus cualidades y recursos. Además notarás cómo las respuestas
a estas preguntas te dificultarán la resolución de cualquier
problema y, por encima de todo, generarán en ti autocompasión,
aislamiento, culpa y resentimiento. Lo peor de todo es que te
sentirás sin poder ante esa adversidad específica.

Si en cambio eliges hacerte preguntas empoderadas o acertivas,
tu mente se enfocará en lo que depende de ti, te ayudará a
definir tu problema y tus recursos de una manera más
constructiva. Estas preguntas te ayudarán a sentirte más fuerte
y optimista, con más control en tus resultados.

Ejemplos de preguntas con poder:

- “¿Cómo puedo salir fortalecido de este problema?”

- “¿Qué hice mal?” o “¿Qué error cometí?”

- “¿Cómo puedo ganarme o acercarme a esta persona tan
complicada?”

- “¿Cómo puedo ganar el apoyo hasta de los más renuentes?”

- “¿En qué áreas tengo que prepararme mejor?”

- “¿Qué lección me deja este problema?”

- “¿Cómo hago para no repetir el mismo error?”

- “¿Qué cualidades o recursos tengo que me ayudarán a encontrar
una salida?”

- “¿Qué tiene de positivo esta situación?”
te invito a observar el poder de tus preguntas,
a estar más conciente de tu propio lenguaje interior y a
disfrutar de las diferencias.

@Carlos Davis.

Que, Como, Donde, Porque?

Que, Como, Donde, Porque?


Después la Segunda Guerra Mundial, un joven
piloto decidió hacer una peligrosa y larga travesía,
utilizando un pequeño avión monomotor.

El reto era grande y requería de mucha energía
y concentración.

Avanzado en su viaje, sus instrumentos comenzaron
a comportarse en forma extraña y, al investigar, se
dio cuenta que llevaba una rata en el avión, que estaba
royendo los cables.

Esto causaba que los instrumentos dieran lecturas
incorrectas, lo cual probablemente tendría como
consecuencia que el piloto tomara decisiones equivocadas,
que, en su posición, serían fatales.

En ese instante recordó algo que le había enseñado
su instructor:

- Cuando encuentres ratas en tu vuelo, en vez de gastar
tu energía y ponerte en peligro peleando con ellas,
¡elévate! Elévate lo que más que puedas, las ratas no
resisten la altura.

Algunas veces tenemos pensamientos y
emociones que son como esas ratas.

Las ratas en la muchas ocasiones sólo son los fantasmas
creados por nuestros miedos.

Sólo toma distancia del suelo.

Tu pasión es la gasolina de tus sueños, úsala para mirar
hacia lo que quieres y no te distraigas mirando hacia lo
que no quieres.

Recuerda que puedes dirigir tus controles hacia un
universo entero de posibilidades.

En vez de estar ocupado y preocupado con una rata,
siéntete orgulloso de no dejarte sacar de tu rumbo.

Piensa que cuando llegues, no querrás recordar que te
gastaste la mitad de tu viaje demostrándole a las ratas
quién era el piloto.

Recordarás, una vez más, como supiste dejar atrás
los obstáculos.

Vuela alto, tan alto como tus sueños, y cuando sientas
los vientos y los peligros, no mires para abajo, siempre
mira hacia arriba, porque ese es el sitio al que perteneces.

@Carlos Davis.

elevar el vuelo

elevar el vuelo


Éstas son algunas estrategias que aprendí de
David Schwartze,, divulgadas en su libro “La magia
pensar en grande”.

Al igual que en mi caso, el empleo apropiado
de estas técnicas te ayudará a mejorar la calidad
de tus relaciones y, por lo tanto, la calidad de
tu vida.

1. Mantente fresco cuando otros estén furiosos
y pierdan la cabeza. Tú tienes el control sobre
tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no
demostrar tu molestia, sino de hacerlo
mesuradamente, sin después arrepentirte de una
acción cometida en un momento de descontrol.

2. Recuerda que cada discusión tiene al menos
tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los
de terceros, los cuales probablemente están más
cerca de la objetividad. Siendo más versátil y
viendo las cosas desde la perspectiva de los demás
enriquecerás tu propio punto de vista.

3. Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta
que la relación es más importante que la discusión.
Dále más relevancia a las personas que a las
opiniones.

4. Trata a toda persona con la cual tengas
contacto como si fuera un pariente rico, de quien
esperas ser incluido en su testamento. Nunca te
arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es el
mejor negocio en todos los sentidos.

5. Busca el lado positivo y agradable, aun de las
situaciones más complicadas y dolorosas. Es una
disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente
los momentos difíciles, y a convertir los problemas
en oportunidades.

6. Establece el hábito de hacer preguntas y, sobre
todo, de escuchar las respuestas.  Pregunta antes
de reaccionar. Algunas veces disparamos y después
preguntamos. También preguntamos, pero escuchamos
para contestar, y no para tratar de entender.

7. No hagas o digas nada que pueda herir o
hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio
que dice que todo lo que uno haga, se devolverá.
La gente no recuerda tanto lo que tú dices o haces,
sino la intención con la que lo haces.

8. Sé consciente de la diferencia entre análisis
amigable y crítica destructiva. Observa si el
propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte
o hacer daño.

9. Ten presente que si toleras a los demás, ellos
también serán pacientes contigo en los aspectos no
muy gratos de tu personalidad.

10. El verdadero líder sabe reconocer sus errores
y aceptar responsabilidad. No olvides que un
conflicto bien manejado fortalece la relación,
y te ayuda a aprender de las diferencias.

El pensamiento positivo es una disciplina
que, ejercitada con constancia, te dará el poder de
cambiar tu entorno y, por consiguiente, tu vida.

10 metodos

10 metodos

Carlos Davis.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 220 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: